Calidad en la que se puede confiar

Una jornada laboral exigente requiere productos en los que se pueda confiar al 100 % en todo momento. Para garantizar esta confianza, cada aparato y componente de la instalación de Miele Professional se somete a exhaustivas pruebas de calidad y a un control final minucioso. Solo cuando se han superado todas las pruebas en la fábrica, se lleva a cabo su autorización para el envío y montaje en la ubicación. Las pruebas continuas y estrictas son parte fundamental de los elevados estándares de calidad que Miele Professional se impone. Esta exigencia ya se aplica para la fabricación de los componentes individuales y tiene como resultado una profundidad de fabricación extraordinaria: procesamiento de metales, fabricación de piezas de plástico, desarrollo de motores y bombas, así como fabricación de la electrónica: todos los pasos de producción importantes se realizan en la propia empresa, para que Miele siempre tenga control completo de la calidad en todas las áreas.
Equipamiento según modelo: imágenes de ejemplo